El Canal de Panamá

El Canal de Panamá es una de las obras de ingeniería más importantes del Siglo XX, por su magnitud y por el impacto que ha tenido en el desarrollo de la economía y la evolución del comercio mundial.



Concluido en 1914, tiene 80 km de largo y su ancho varía entre 91 y 300 m, su calado máximo es de 13 m, profundidad que se desea incrementar con la nueva ampliación del canal, que permitirá el paso de barcos más grandes.
La propuesta de realización del canal por Panamá, su ejecución y la explotación norteamericana del mismo fue determinada por Theodore Roosvelt, quien defendía que la supremacía en el mar era parte integral de la destreza comercial y militar de una nación y consideraba fundamental el control norteamericano de dicho paso.
Fue durante la dictadura militar de Omar Torrijos Herrera cuando se pactó en 1977 con Jimmy Carter los tratados Torrijos-Carter, que establecían la perpetua neutralidad del Canal de Panamá, y pactaban la devolución a los panameños de la gestión y explotación del mismo.

En el 31 de diciembre de 1999 Panamá asumió el control, explotación y mantenimiento del canal. Hoy en día la Autoridad del canal del Panamá lo gestiona completamente.

Desde su apertura en 1914, el canal ha permitido el paso de un océano a otro de más de 700.000 barcos, el tráfico es mucho mayor en sentido Caribe-Pacífico que a la inversa.

Para ver como se cruz, un pequeño video en time-lapse.


2 comentarios:

Groilés dijo...

Pues no tenía ni idea de que el canal pasaba por un lago, yo me imaginaba que era todo un canal artificial. Me ha dado por pensar en el impacto medio ambiental por el paso de barcos en el lago y por el intercambio de agua... pero la economía es lo que tiene

Alex dijo...

Yo tampoco sabía que pasaba por un lago.

Los acuerdos esos por los que EEUU cedía la gestión a Panamá fueron buenos para todos menos para los ciudadanos de Panamá: por un lado EEUU dejó de gastarse dinero teniendo militares en la zona, Panamá pudo por fin decir que controlaban todo su territorio aunque en la práctica el canal es controlado por una empresa completamente independiente que ni siquiera paga impuestos a Panamá, es como un Estado independiente. Y según se fueron los estadounidenses, la zona que bordeaba el canal, que estaba controlada por EEUU, se degradó una barbaridad. Pasó de ser la mejor zona del país a ser un sitio bastante peligroso. Total, a la gente le vendieron muy bien lo de la transferencia de la gestión, pero en la práctica fue una mierda de decisión.