Simon's Cat

El segundo capítulo del Gato de Simón lleva ya unas semanas rodando por ahí. Puse el primero hace algún tiempo y ahora he descubierto el segundo gracias a eendar*.
Lo mejor de los dibujos es lo realistas que son, mi gata hace exactamente lo mismo cuando está fuera en el jardín (excepto lanzar macetas gigantes al cristal, claro), te la encuentras ahí rascando en la puerta con sus patas marrones, con las garras sacadas como si fuera un mapache. Menos mal que a veces son adorables.




Aquí está Ino cuando decide que es momento de irse a dormir a la cama de mis padres (está de un mimado...).



















2 comentarios:

Groilés dijo...

El video es desternillante por lo que recuerda a los gatos de verdad.
Si la Ino no durmiese 18 horas al día llegaría lejos en el mundo de la moda. Lleva lo de posar en la sangre.

FelpaElástica dijo...

Es verdad, ve una cámara y se saca brillo a los bigotes, pero también es verdad que el ver una mantita al sol sobre un sofá le provoca un sueño insoportable.