2008

Ya me da un poco de vergüenza felicitar el año, porque es un poco tarde, pensaba esperar al año nuevo chino para ser más original, pero es un poco complicado de saber cuando es y luego, he pensado que al fin al cabo no soy china, y no conozco mucho el tema (sí sé que soy gallo según su horóscopo, pero poco más). Así que abandonaré la necesidad adolescente de ser original y hablar a mi auditorio imaginario y lo diré: FELIZ 2008!!!

Empieza el año y prefiero no ver los telediarios, porque aparte de las muertes violentas de rigor que hay que tragarse gratuitamente, estamos en plena campaña pre-electoral agresiva en la que casi todos los ciudadanos nos vamos a sentir insultados por al menos la mitad de nuestros compatriotas... A veces estoy sumamente hasta el gorro del nivel de dialéctica política de este país.
Por lo visto ahora la familia tradicional corre un gran peligro por varias razones:

- 1er desestabilizador de la familia: resulta que muchas de las parejas que querían casarse y tener hijos ya no lo van a hacer... ¿Por qué? porque ahora pueden hacerlo los homosexuales. O a lo mejor el desestabilizador de la familia es el hecho de que un hijo o una hija te pueda salir de la otra acera y encima podrían casarse e invitar a gente y se enteraría todo el mundo. Puede que este sea un ataque a la familia tradicional.

- 2º desestabilizador de la familia: como el matrimonio es un camino sumamente sencillo y lleno de facilidades y la convivencia entre dos personas siempre es maravillosa, ¿por qué dejarles separarse o divorciarse? ¿Por qué facilitarla las rupturas? Es mejor lavar los trapos sucios dentro de casa, es mejor gritarse y odiarse, es mejor dar un ejemplo de desamor total a los hijos y que lo arrastren por donde quiera que vayan, pero por lo menos que no tengan que cargar con el trauma de unos padres divorciados.

- 3er desetabilizador de la familia: una ley del aborto que fue promulgada en 1985 y cuyos supuestos no cubiertos han sido perseguidos y penados en los últimos meses.

Me quedo atónita.

En un futuro me gustaría casarme, tener hijos, educarles y dejarles que tuvieran la libertad suficiente para equivocarse y poder elegir de nuevo. Pienso que los verdaderos ataques contra la familia son los fantasmas que nadie ataca de verdad: la vivienda, las jornadas de trabajo, los salarios...

5 comentarios:

Groilés dijo...

Creo que se trata de una pataleta ante la pérdida de poder que está sufriendo la iglesia ultimamente (y no tan últimamente). No podría estar más de acuerdo con el tema del aborto.

Anónimo dijo...

Soy el borracho danés de antes, saludos de nuevo. En mi país lo que les hicimos a los curas fue cortarles la cabeza, eso nos permitio además de ahorrarnos sermones estupidos, conseguir una vajilla de huesos sacros muy maja (sobretodo los boles de craneos; a mi mujer le encantan.

Ah! se me olvidaba, antes de que te asustes y marques el 112, debes saber que soy gomadelpelo.

Que no! que soy el Pon.

besitos Chimo

FelpaElástica dijo...

Querido gomadelpelo: estás un poco zumbado, pero veo que tu gran inventiva puede solucionar el parón en tu novela de las modelos prostitutas recién muertas. No dejes de informarme.

Besitos Ponchito

rub dijo...

¡¡¡Feliz 2008 a todos los elásticos que hay por aquí sueltos!!! (feliz año con independencia del nivel etílico geolocaliado de cada cual)

Los fundamentalismos religiosos es lo que tienen. En este caso se adueñan de una insitución que existe al margen de esa iglesia. Obvian una realidad: la existencia de familias no católicas. Aún diría más. Obvian la existencia de familias católicas que no están conformadas según las pautas que su jerarquía marca -quizás esté sea mi caso-.

De todas formas, es lógico que la iglesia defienda los que considera sus "valores". Lo que está fuera de lugar es que hablen de pérdida de derechos fundamentales. Por ahí si que no se puede pasar. Y el problema es que cuando se cometen errores como ese, pierdes crédito para hablar de ciertos "valores" o para proclamarlos como "los mejores", "los únicos válidos".

Seguramente sean algunas de las cosas que mencionas al final las que llevan a la desestructuración familiar. Cosas de los tiempos modernos, del individualismo...

salu2

FelpaElástica dijo...

Da la impresión de que siempre hay gente en la iglesia que trata de defender valores que en teoría son totalmente contrarios a lo que se debería predicar y practicar. Cuestionar distintas formas de amor, en lugar de aceptarlas como un fenómeno beneficioso para la sociedad... Es curioso que defienda la familia quien ni si quiera puede casarse (¿de qué estarán hablando en sus frías archidiócesis?).

Gracias rub!
Feliz año nuevo!