Malas noticias de los seguros

No sé cómo hay gente que puede tener una suerte tan mala. Un hombre que se compra el coche en Zamora y a los dos días de sacarlo se lo roban y se lo dejan hecho unos zorros. La segunda vez que vuelve a Zamora por la noche se ceban y se lo rayan con una llave enterito. Total ¿qué le dices? que se lo arreglas, pero que a jpartir de ahora su póliza no le da cobertura en esa ciudad, yo qué sé.

Luego, otro llama porque a las tres semanas de sacar el coche nuevo del concesionario les dieron un golpe en un cruce, el coche siniestro total y ahora sólo les dan 10.000€. Pero lo peor es que se habían comprado el coche porque habían tenido otro siniestro total con el anterior, que de hecho, era el mismo modelo.

Otras curiosidades e ideas hechas contra las que no se puede luchar:

1) "Es que me han dicho que me están engañando" cuando alguien te dice eso ya no puedes hacer nada. Da igual quién se lo haya dicho, quizás era alguien que ni si quiera tiene coche y habla por hablar, pero ahí el interlocutor ya está más cabreado que una mona y preparado para soltar sapos y culebras por la boca, sólo porque cuando tenía la mosca detrás de la oreja, ha llegado alguien y le ha dicho que se estaban riendo de él....

2) "Que me arreglaron el coche y está mal porque ahora no cierra la puerta" Vale. Miro el expediente y arregló el coche hace más de dos años. En fin, le digo que la reparación no está en garantía y que no se puede hacer nada, sólo ir a pegarse con el del taller para ver si acepta a arreglárselo de gratis. Y el hombre entra en cólera, porque dice que cuando se dio cuenta fue en enero... "Pues haber llamado entonces, pachorrón" pienso yo.... Otro caso en que es imposible luchar.

3) "Que dicen que me lavan el coche en su taller después de arreglarlo y sigo tenient¡do una mancha de grasa en el techo" Pues claro señora, no le vamos a cambiar la tapicería porque sea usted una amante incondicional de las patatas fritas y se limpe las manos en el techo para que no se le resbale el volante entre las manos. Una cosa es lavar y aspirar y otra dejar el coche nuevo!!

Pero bueno, aparte de estas historias graciosas las hay bastante duras, porque hay gente que tiene accidentes de tráfico muy serios con víctimas mortales. A mí cuando me sale un caso de esos me dan ganas de salir corriendo y no volver a ese trabajo de mierda ni un día más. Porque aunque en cierto modo se está ayudando a esas personas, también me queda una sensación de que se está comerciando económicamente con asuntos delicados y no me gusta nada. Hay gente que lo pierde todo por una estupidez, y nosotros les mandamos al psicólogo.

2 comentarios:

cactux dijo...

Animo chica, si te sirve de consuelo, yo prefiero encontrarme a alguien como tú al otro lado de la linea en momentos tan chungos que a cualquier otra persona (espero que ayude :))

FelpaElástica dijo...

Muchas gracias! Claro que ayuda! Y es temporal, que si nooo. Por lo menos siempre hay más cosas graciosas que contar que cosas chungas.