Los mayores rascacielos II

Hay un tío en mi trabajo que es un pedante y un pesado. No es que le odie, pero me molesta bastante cuando sus reflexiones me martillean el cerebro. Pero el otro día, por una vez, hizo un comentario interesante, habló del sistema de absorción de vibraciones del que, de momento y bajo varios criterios, es edificio más alto del mundo, el Taipei 101.

Los ingenieros de este edificio diseñaron un péndulo gigantesco que ocupa 5 de las últimas plantas del edificio. El péndulo tiene 660 toneladas de acero en planchas que forman la esfera colgada. Se supone que gracias a ésto y a otras características estructurales el edificio puede aguantar un tifón (vientos de más de 300 km/h) y terremotos de 7 grados en la escala de Richter. Lo han acondicionado para que se pueda visitar el péndulo. Se agradece, porque el edificio en si no me acaba de convencer.

Aparte de ésto, el Taipei 101 tiene otras peculiaridades, como el ascensor más rápido del mundo, 60 km/h, que debe acojonar cosa mala, y la iluminación de la cúspide, que es de un color determinado dependiendo del día de la semana en el que se esté.

2 comentarios:

FelpaElástica dijo...

Mare de deu, en ese ascensor se te pueden volver las tripillas locas. ES como hacer puenting pero al revés!!

Groilés dijo...

El ascensor debe ser una pasada, creo que en el último piso tienen a unos masajistas que te recolocan el acordeón que se hacen tus vértebras.