Ice wine

Hace poco me hablaron del curioso gusto de los canadienseses por el ice wine, era la primera vez que oía hablar de ello y me sembró el interés por este tipo de vinos. Después, en el telediario hablaron de una bodega española que fabricaba este tipo de vinos y ya tenía todas las botellas que saldrían de la cosecha de este año vendidas.















El vino helado se elabora a partir de uvas congeladas, como su nombre indica. Las uvas, una vez que han alcanzado la madurez, se dejan en la mata esperando que lleguen las primeras heladas. Se trata de un proceso complicado que requiere mucha paciencia, ya que si el frío no llega la uva se pudre en la cepa y se pierde la cosecha. Y en caso de que sea demasiado agresivo, es el frío el que también puede congelar demasiado las uvas y estas ya no sean capaces de dar ningún jugo. Como todo sistema artesano difícil de controlar existe una variedead industrial para este tipo de vinos, en la que las uvas se congelan artificialmente cuando están maduras, para evitar el tiempo peligroso en la planta, se trata del Icebox wine.
La uva helada se recoge con una concentración de azúcar muy superior a la de las destinadas a vino convencial (cerca de 35º Brix, siendo 24º Brix uno de los valores más altos en uva madura), esto se debe a que el prolongado tiempo en la planta provoca una pérdida de agua en las bayas que redunda en la concentración de solutos, en este caso azúcares. Además, el proceso de fermentación es mucho más lento que en los casos convencionales y como resultado produce un vino dulce con acidez marcada, exquisito al paladar según algunos expertos.

















El primer productor de Ice wine del mundo es Canadá, seguido de una serie de países igual de fríos como Alemania, Suiza y Estados Unidos. Una botella de Ice wine es, por su costosa, lenta y poco cuantiosa elaboración, un producto tremendamente caro, se puede comprar por internet una botella de auténtico Ice Wine canadiense, ¡¡ved precios!!

A mí me parece interesante por lo raro de su elaboración, no lo he probado y no puedo opinar, pero su consumo quizás sea un poco snob, como todo ese glamour que rodea al mundo del vino y que puede provocar cosas como que unos bodegueros decidan incluir polvo de oro de 24 quilates en sus cavas y vendan todas las botellas. Pero, por favor, ¡¡Nadie les ha dicho que el oro no se come!!

Para terminar unos enlaces de Ice wine:
http://www.icewine.info/

http://www.niagaragrapeandwinefestival.com/

http://en.wikipedia.org/wiki/Ice_wine


4 comentarios:

Alex dijo...

Puedo asegurar que está bueno, pero no es como para pagar 200 dólares por una botella. Y recuerdo que era algo dulzón, como un vino de postre.

Como sabía que no lo volvería a probar en mucho tiempo me tomé tres o cuatro chupitos para desquitarme :D

Groilés dijo...

Flipo con que lo tengan vendido antes de elaborarlo. Seguro que está bueno, pero el precio es desorbitado. Imagino que los que lo compran obtendrán más placer por el placer de contarlo que por el placer de degustarlo.

PD: Ya me obligas a hacer el enjuto mojamuto y leer captchas??

FelpaElástica dijo...

Sí lo que pasa q si aciertas te publican el comentario, no se despelota una tía... o acaso estás visitando webs raras en la oficina??

Si es que si te quieres forrar lo mejor es poner una bodega. Hay que pensar algo

cactux dijo...

Si montais una bodega y me pillais en época de bonanza económica ¡invierto! (que no invertida)

Muy interesante el artículo :)